El hiyab en España


Foto: jabaeyens

Yo soy totalmente contraria al hiyab. Cada vez que leo que en nuestro país “hay que respetar la libertad religiosa” con ese tema se me revuelven los interiores, porque, a ver, permitiendo el hiyab se está permitiendo otra clase de discriminación previa, la de géneros.

Y es que, no hay que olvidar que esas chicas han sido sometidas a un lavado de cerebro concienzudo y vergonzoso, que no puede considerarse menos importante que el hecho de que unos hombres hace miles de años decidiesen que, para evitar ofensas entre unos y otros, mejor que “sus” mujeres fueran tapaditas. Y hasta hoy.

En nuestro país, un país moderno, que debería buscar un completo bienestar físico y psicológico de todos sus habitantes, algo así no debería permitirse. Si yo tuviera la posibilidad de decidir, haría lo que aquel alcalde francés con la carne de cerdo: señores de todas las religiones, sois todos bienvenidos pero se recuerda que aquí no se obliga a nadie a venir. Las costumbres, religiosas o no, no deben chocar contra nuestro ordenamiento jurídico y la convivencia debe ser respetuosa entre todos, de igual a igual, sin símbolos que impliquen discriminación sexual alguna, por ejemplo.

Es la única manera, de hecho, de ir erradicando cierta clase de tradiciones vejatorias (casi siempre para la mujer).

Pero, vamos, el comportamiento de este hombre, es inadmisible. Flaco favor hace a la causa. Está ante una víctima y la maltrata con su mala leche de, por sus santos colindrones, se hace en su aula lo que él quiere.

No le gusta el hiyab por… a saber por qué. Ni se dice ni creo que importe, la verdad. No será porque quiere dar a esa mujer la oportunidad de ser una persona completa, sin humillaciones ni historias varias, puesto que coge y la humilla él mismo repetidamente de una forma vergonzosa. Si alguien hubiese debido ser expulsado de ese aula, es él.

Por cierto, la iglesia católica no se libra en este asunto, que aquí hay tema para todos. Alucinante que, a estas alturas, no se haya tomado conciencia de la situación y todo siga igual, con porrón de privilegios y consideraciones para con una organización discriminatoria y vejatoria como pocas.

Qué lastre, las religiones, de verdad… http://ow.ly/SJL1M

Anuncios