//
estás leyendo...
Artículos de opinión, Desde las redes, Religión, Sociedad

Adoctrinamiento y sociedad

med35pedi

La gente que me conoce sabe que soy atea y contraria a todo tipo de adoctrinamiento. Estamos tan metidos en una rueda que gira imparable desde hace ya demasiados siglos (aunque no tantos como otras religiones de dioses muy distintos, dos mil años no son nada), que no nos damos cuenta: como nuestros abuelos y nuestros padres nos llevaban a misa (¡algo sagrado!), nosotros llevamos a nuestros hijos y ellos a los suyos.

Nos casamos por la Iglesia católica, bautizamos a los recién nacidos, hacemos la comunión y, cuando nos morimos, ofician una misa por nuestras almas. Incluso, a veces, se hacen muchas de estas cosas no por devoción, sino porque siempre se han hecho y son la excusa para reuniones familiares, fiestas y festejos varios, algo que parece inocente, pero que no lo es, porque ayuda a perpetuar los mitos, creencias antiguas que arrastran antiguos prejuicios.

Cuando alguien de pronto ve más allá, cuando recopila datos del pasado (conocer la historia de la humanidad mata muchos dioses), del presente, cuando estudia actuaciones de unos y otros, y razona, cuando empieza a pensar por sí mismo, se rompe el círculo vicioso. Cuesta. Como todo adoctrinamiento, es algo que pasa a formar parte de nosotros mismos.

Y, puesto que es un adoctrinamiento bendecido por la propia sociedad, rechazarlo resulta mucho más difícil todavía.

Y mira que siempre me sorprende, en la España de la novela realista, del costumbrismo, del rechazo tradicional mayoritario por los géneros fantásticos, el fuerte arraigo de estas tradiciones. El empeño de creer en un ser sobrenatural patriarcal (cómo no), que es Padre y es Hijo. Y tanto despreciaban el género femenino los distintos creadores de estos relatos (hombres del pasado, atados a su tiempo y cultura), que en lugar de plantear la tradicional familia divina (dios, diosa, hijo, habitual en todas las religiones antiguas), decidieron echar mano de la imaginación y crear… una paloma.

Vale. No voy a entrar más en el análisis de algo que, o es dogma (te lo crees sí o sí y no lo discutes) o es una idiotez. Es solo que, a veces, pienso en todas esas grandes bibliotecas llenas de libros escritos por hombres (raramente mujeres, claro) con estos temas, y me pregunto cómo se puede perder de semejante modo el poco tiempo que dura nuestras vidas.

Por todo esto y mucho más, creo que una enseñanza religiosa en la niñez, sea cual sea la religión, es un problema grave de adoctrinamiento sectario al que no se le está dando la importancia que realmente tiene. Las religiones han servido para consolar a lo largo de la historia, pero también para controlar y para utilizar los rebaños de borregos en mil guerras. Aún hoy muchos siguen escudándose en la religión para hacer unas cosas u otras que solo responden a sus propios intereses mundanos. No nos engañemos, ninguna escapa al derramamiento de sangre, ni a las mayores insidias.

Y es que, creer en un dios u otro no te hace ser bueno o malo. Dios y bondad tienen poco que ver, como nos lo han demostrado tantos clérigos que han dicho hablar en su nombre. Y hombres buenísimos, sorpresa, no han creído en dios.

Dios no existe, pero los conceptos de bien y mal, creados por los humanos, sí tienen una expresión en el mundo real.

Los niños deben ser educados en la moralidad. En la educación y el respeto. En el hecho de que deben pensar libres en un universo lleno de maravillas, pero maravillas que pueden y deben analizarse y probarse, no quimeras basadas en delirios de hombres antiguos. Que se pregunten todo, que lo cuestionen todo y solo solo tengan la verdad comprobable como bandera.

La verdad, como dicen muchos que tratan de cegar con la mentira, nos hará libres. Libres de verdad, si se me permite el juego de palabras.

Y, desde luego, no se puede permitir que hoy en día una religión socave los avances en igualdad de géneros o libertad sexual, que se meta en política o que, menuda barbaridad, propague una doctrina que vaya contra el ordenamiento jurídico del país.

La semana que viene hablaré de este último punto. Cañizares, sí. Y otros.

Me da mucha envidia Suecia, que nos lleva siglos de adelanto en estos temas. Claro, ellos no tuvieron unos Reyes llamados Católicos que necesitaron del apoyo del Vaticano para mantener su poder y anexionarse territorios, con lo que dieron paso a una Inquisición que a ellos no iba a torturarles nunca.

Hasta estoy dispuesta a asegurar que, nacidos en una época oscura, sin muchas posibilidades de zafarse de su propio adoctrinamiento, y visto que todo les salía redondo (¡hasta encontraron un nuevo continente!), llegaran a creer sin asomo de duda en ese Dios que deseaba que ellos fueran reyes y otros pobres, ellos poderosos y otros miserables. ¡Menuda suerte!

Supongo que sí, que tenían auténtica fe, aunque me pregunto si en los últimos días de su vida, a medida que veía cómo morían casi todos sus hijos y nietos, no se plantearía Isabel que su divinidad la había traicionado.

Por suerte para sus ciudadanos, en Suecia, pronto será ilegal incluso en las escuelas privadas enseñar las doctrinas religiosas como si fuesen ciertas.

Uno lee la frase, la vuelve a leer y se pregunta cómo es posible que haya que crear una ley para evitar que ocurra algo así. ¿Verdad?

Pero, en este mundo de absurdos, es una ley novedosa que muchos desearíamos tener. Y, sin embargo, aquí estamos, con la Religión como asignatura en las aulas. No vaya a ser que los nuevos ciudadanos se queden sin adoctrinar.

Aquí, la noticia en inglés, en The Guardian.

Anuncios

Acerca de Díaz de Tuesta

Escribo. Me publican Ediciones B, Norma Editorial y Tempus Fugit, así que tan mal no lo haré. ;DDD

Comentarios

4 comentarios en “Adoctrinamiento y sociedad

  1. Bueno, a ver, no sé cómo empezar. En primer lugar que estoy de acuerdo contigo y es cierto que nunca nos paramos a pensar en lo que estamos haciendo y por qué. Yo no soy religiosa ni profeso fe alguna, pero me gusta estudiar las religiones. Es algo que hacía de adolescente y no he dejado de hacer. Soy de aprender cosas nuevas, de tratar de entender todo y a todos, sean religiosos o no. Luego no estaré de acuerdo con ciertas actitudes, pero al menos intento saber de dónde vienen.
    No soy de las personas que están en contra de que enseñen religión en las aulas. No como adoctrinamiento, ojo, sino como algo que se debe conocer para comprender mejor por qué se han hecho tantas estupideces en nombre de Dios, por qué el cuerpo de una mujer es pecado, por qué se rechaza la idea de dos personas del mismo sexo juntas, por qué hay ese eterno debate entre aborto sí y aborto no, por qué hay mujeres que deben luchar por los derechos de todas las demás y por qué los hombres se creen con derecho a golpear y violar solo por el hecho de ser hombres. Las religiones no son peligrosas, lo son los hombres que hablan en su nombre. Una religión como el budismo puede ser igual de violenta que otra (por ejemplo los monjes budistas de Myanmar y sus asesinatos por mantener la pureza racial). Estas son las cosas que se deberían enseñar, en lugar de adoctrinar a los alumnos. Pero claro, también hay que enseñar a los jóvenes a pensar, motivar su curiosidad y discutirlo todo, porque así es como se aprende que hay cosas que están ahí pero no tienen por qué ser perniciosas por el simple hecho de conocerlas.
    Hace poco, en Semana Santa, una chica protestó por el paso de las procesiones en Lugo, alegando que sus hijos tenían pesadillas por las noches al ver a los santos retorcidos y con muecas de dolor. Francamente, hace tanto tiempo que no voy a una, que ni recuerdo cómo son los pasos. Pero ella estaba horrorizada. Le pregunté si le había explicado a sus hijos lo que estaban viendo y me miró como si fuese Satanás. Le pregunté si les había explicado qué es la catedral, ya que ocupa la visión de todo lucense con solo entrar en el casco histórico y de nuevo me dijo que no. Entonces le pregunté qué hará cuando su hija quiera hacer la primera comunión como las demás niñas o si va a impedirle que acuda a las de sus amigas y no supo contestarme. Tratar de negar algo que existe en una ciudad en la que hasta finales de los noventa estaba casi tomada por las sotanas (tenemos seminario, más iglesias que bares y la presencia constante del cristianismo miremos donde miremos) , es ridículo. Existe, tú estás educando a tus hijos basándote en valores que vienen del cristianismo en su mayor parte y lo normal es que expliques lo que hay. No hay necesidad de adoctrinar, solo creo que hay cosas que hay que enseñar porque es bueno saberlas.Esa repentina negación de todo lo religioso me parece absurda. Cierto que a día de hoy las religiones no son necesarias, que ahora tenemos la Ciencia, conocemos el pasado, el presente y sabemos un poquito más del mundo, del Universo y de todo aquello que antes se explicaba con mitos, religiones o magia. Cierto que las religiones se han quedado obsoletas y que, de hecho, no deberían ni existir más que como curiosidad y cosa de estudio para entender parte de la historia. Pero si están, ¿no es mejor conocerlas y evitar de ese modo el rechazo frontal que producen algunas? Por no hablar de la discriminación. No sé, yo soy muy particular en estas cosas, así que reconozco que voy un poco a mi aire en estos temas. Tanto que ya me he ido del tema, ¿no? Típiico de mí xD

    Le gusta a 1 persona

    Publicado por Mery | 11 junio, 2016, 8:01 am
  2. Gracias por comentar, Mery! ;DD En cuanto a la ley sueca, la cuestión no es ni negar la existencia de las religiones ni dejar de hablar de ellas en clase. Lo que se plantea es que “no se enseñen dogmas como si fueran verdades”. O sea, que no se diga que Dios te observa, o que Dios creó el mundo, porque no son verdades comprobables, sino cuestiones de fe.
    Por supuesto que se tiene que hablar de las religiones, pero dentro de la asignatura de Historia o de Sociales o por ahí, pero no como algo con entidad propia, no sé si me explico. Si estudias la antigua Babilonia y lees sobre el dios Baal Zebub (el Señor de las Moscas, del que viene Belcebú, imagino que sabías), no te están diciendo que existe, que te mira, que te juzga, que te espera. Es una creación social de su cultura. Esa es la diferencia, a la hora de afrontar el estudio de la religión, con dar religión. ;DD
    A mí, personalmente, sí me gustaría que las cosas avanzaran más. Supongo que tengo ya una edad y me da cierta pena ver que no, que en la película de mi vida no va a haber una gran catarsis con final feliz ;DDD Pero cuestiones como las que mencionas, sí indican que al menos la sociedad avanza. Y no me extraña que un niño se asuste ante las imágenes de la Semana Santa. Pero estamos tan acostumbrados a ver a un individuo clavado en una cruz, retorcido de dolor y sangrando por las mil torturas, que ni nos damos cuenta.
    Como comentaba , muchas cosas las hacemos no por devoción, sino porque las hacen todos, está socialmente admitido. ¿Qué haría yo si tuviera una hija y quisiera hacer la primera comunión? Para empezar, no la bautizaría. Que lo haga ella cuando sea adulta, si es que quiere. Claro, yo soy atea. A lo largo de la vida sí le contaría lo que sé de la religión, de las antiguas, nuevas, las cercanas y las lejanas. Y, para cuando fuese la hora de la primera comunión, intentaría tener preparado otro planazo estupendo, de esas cosas que los chavales desean y que le quitara de la cabeza el hacerlo algo así.
    Intentaría que mi hija fuese alguien independiente, que supiese que no puede haber un Padre donde no puede haber una Madre, ni puede una mujer formar parte de una institución machista y retrograda, porque es importante para la igualdad de las personas quitarse esa clase de lastres antiguos. Yo qué sé, le contaría de todo… y seguramente lo haría rematadamente mal o regular o a saber, pero, eso sí, con mucho amor, jajaja
    Gracias otra vez, cielo ;DDD

    Me gusta

    Publicado por Díaz de Tuesta | 11 junio, 2016, 8:42 am
    • Estamos diciendo lo mismo con distintas palabras. Vamos, que la idea es la misma. A esta chica le preguntaba eso porque conozco a muchas que se han negado a enseñarles nada sobre religión a sus hijos, pero cuando sus niñas querían hacer la primera comunión, la hacían por no ser menos que las demás.
      No sé la edad que tienes, pero yo tengo muy claro que, en lo que me queda de vida y, probablemente la siguiente, seguiremos dominados por la religión y por todo ese tufo que desprende. Homofobia, machismo, pederastia, violaciones, odio corrupción.
      Cristianismo, Islam, Judaísmo… Es tan absurdo todo, que a veces dan ganas de llorar.

      Le gusta a 1 persona

      Publicado por Mery | 11 junio, 2016, 4:53 pm
      • Sí, así de absurdo es el ser humano ;D Pero bueno, habrá que seguir intentando, a ver. Al menos, que nuestros descendientes hereden un mundo mejor ;DD
        Gracias, cielo! ;DD

        Me gusta

        Publicado por Díaz de Tuesta | 11 junio, 2016, 6:03 pm

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

TIENDA DÍAZ DE TUESTA

Botón Tienda

TODO DÍAZ DE TUESTA EN AMAZON

TODO DÍAZ DE TUESTA EN GOOGLE PLAY

AYUDA A LA AUTORA

Ayuda a los autores

Página de Díaz de Tuesta en Goodreads

Página de Díaz de Tuesta en Goodreads

Libros de Diaz de Tuesta en Goodreads

Una mañana en el Támesis Trazos secretos El mal causado En aguas extrañas Signos para la noche De terrores y otras alegrías... Tartessos XV, Nave de Enlace Historias de Oniria
Follow solo DÍAZ DE TUESTA on WordPress.com

Licencia CC


Reconocimiento-No comercial-Sin obras derivadas 3.0 Unported Blog oficial de la escritora Díaz de Tuesta is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-No comercial-Sin obras derivadas 3.0 España License. Based on a work at Blog de la escritora Díaz de Tuesta . Permissions beyond the scope of this license may be available at https://diazdetuesta.wordpress.com/, el Blog oficial de la escritora Díaz de Tuesta . Todos los contenidos de esta web se proporcionan bajo los términos de esta Licencia Pública de Creative Commons. Se encuentran protegidos por la Ley Española de Propiedad Intelectual y/o cualquier otra norma que resulte de aplicación. Queda prohibido todo uso diferente a lo autorizado bajo esta Licencia, o lo dispuesto por las Leyes de Propiedad Intelectual.
elamorquenuncafue

MI HiSTORIA EN BLOGS🦋🦋🦋🦋🦋🦋🦋🦋🦋🦋

A merced de las musas

Diario de campo de cuatro escritoras románticas

juanfernandezweb

Conceptos básicos de los seres humanos para la vida, el conocimiento y la voluntad como factores determinantes en la felicidad de los seres humanos.

Mis romances encontrados

Blog literario de reseñas de novela romántica, novedades, entrevistas y más

Yo leo Erótika

Reseñas de novela erótica y romántica

Mariam Orazal

Blog literario de novela romántica

Una chica trotamundos

CONSEJOS E HISTORIAS DE UNA CHICA VIAJERA

criss!! ❤

Leer ayuda al corazón <3

duelogestacionalyperinatal

Just another WordPress.com site

La Vena Romántica

Blog de Samantha Kerr

Yo quiero ser escritora. ¿Y tú?

Aprende conmigo y hagamos feedback

A %d blogueros les gusta esto: