Brexit va, Brexit viene…


brexit-shutterstock2

A dos días de las votaciones, tenemos de fondo el asuntillo del ministro Fernández Díaz, pero ¿qué es un escándalo del PP más o menos? Bien sabemos todos que no es ninguna novedad. Raro es el día en que no nos levantemos con una nueva noticia que muestra el grado de corrupción al que pueden llegar esas gentes que se autoproclaman representantes del pueblo y ciudadanos insignes, y que se han tapado unos a otros en la gran bacanal de su mayoría absoluta. Me temo que este país necesita una gran escoba y una cárcel mayor que la propia península.

No hay problema. Ya están sus amigos dispuestos a enturbiar las aguas. Resulta que el único problema en todo esto es saber quién filtro las escuchas. Pues yo se lo diré: un patriota. Un ciudadano responsable. Alguien que no podía permitir que semejantes tropelías quedasen en ese limbo oculto que a ellos les hubiese gustado.

A mí es que, en estos temas, siempre me quedo atónita. Por ejemplo, nadie parece preguntarse cómo es posible que se hable así de la fiscalía, con esas “ayudas” como algo habitual, que tiene tela. Además de trabajar de abogado defensor de infantas, con argumentos delirantes que no parecen ni propios de un estudiante de Derecho, también se dedican a “afinar” asuntillos así. Eso sí, aquí ni dimite el ministro ni se investiga la fiscalía. La separación “pueblo”-“poder”, la anulación de la democracia, ha convertido este país en el paraíso del mangante.

Pero no solo de España vive el político corrupto. Europa, esa anhelada organización política que se quedó en simple campo de exterminio de la democracia real por parte de una banda mafiosa, tiene mucho que limpiar de su escalera.

Lo que ha ocurrido en los últimos años, con el fraude masivo del sistema financiero, el descubrimiento de que, si podían exprimir al ciudadano en connivencia con los políticos corruptos, a qué ocuparse de otros temas, es tan grave, tan grave, que dudo que tenga solución que no pase por una nueva catarsis social.

Una revolución, una guerra… algo que mueva la situación. No digo que lo haga para mejor, porque no suele ser así. Para desgracia de la mayoría, en los asuntos sociales siempre termina flotando la peor mierda.

Y, en este paisaje preapocalíptico en el que vivimos, algunos se extrañan de que los ingleses hayan votado por salir de la UE, aunque sea con un margen de tiempo para negociaciones, según tengo entendido. También se han asombrado de la cantidad de comentarios racistas y xenófobos que han soltado los ingleses por ahí, mientras comentaban el tema por foros de la red.

Soy la primera en pensar que no son así todos los ingleses, pero sí hay mucho de eso en todas partes, cada vez más. La oleada de neonazis, el extremismo al que empieza a tender la derecha, es aterrador.

Eso, para que tomen nota los que siempre andan con tontadas del “Marca España” o “los españoles somos lo peor”. El deporte de tantos, pero no de todos, por suerte. Yo lo llamo el síndrome “Armada Invencible”.  Ya hablaré de este tema otro día.

Pero, en fin, que los ingleses dicen adiós con el pañuelo a un continente que considerarán cada vez más aislado. La UE dice que se va a reunir de urgencia, a ver qué han hecho mal (ya se lo resumo yo: todo). En Gibraltar unos ciudadanos que prefieren vivir mejor bajo la próspera bandera inglesa que comidos por la corrupción española se preguntan qué va a pasar con ellos.

Total que, por aquí, a dos días de las elecciones generales, Pedro Sánchez se permite comentar que para qué va a opinar el pueblo, que ya están los políticos para decidir las cosas, faltaría más. Que nosotros no sabemos. Y, con la debacle del sistema de educación, cada vez vamos a saber menos. Ya se ocupan ellos.

Al fin y al cabo están mejor preparados. Solo hay que ver sus requisitos para el cargo.

clpilh9wmaalrd4

Es el problema de estos políticos de oficina y puerta giratoria: no saben de qué va esto, lo han olvidado, igual que no recuerdan quién les paga el sueldo y quién es su jefe o su jefa. Les das a deletrear la palabra “democracia” y se les hace un nudo en la lengua y otro en la cartera.

El próximo 26J un montón de millones de ciudadanos votarán a este señor, que piensa que para qué va a consultarles las cosas, luego, ya se ocupa él de organizar los TISA, los TTIP y lo que se tercie que mejor le convenga según el momento, hasta llegar a su dorado retiro energético.

Pero, en fin, no es tan grave. Al fin y al cabo, un montón mayor de millones van a votar a la panda corrupta que ya les ha robado y esquilmado durante años. No vaya a ser que… pues no sé. Pobres ya son, pero todavía no se han dado cuenta de hasta qué punto.

Anuncios