//
estás leyendo...
Ciencia Ficción, Desde las redes, Editorial, Extractos, Fantasía, Norma Editorial, Terror

EXTRACTOS: EL EJÉRCITO DE LOKI. Silvia. TDH1. Norma Editorial

Con este texto inicio un nuevo apartado del blog, “Extractos”, con textos seleccionados de mis novelas, para quien quiera echarles un vistazo.

EL EJÉRCITO DE LOKI. Silvia.
TIEMPO DE HÉROES: LA VENGANZA DE PEKINP

a1c15

Ilustración de ESTELA GAONA

Silvia avanzó por el diario, leyendo páginas y cartulinas. En su mente, los colores del papel y de las tintas empezaron a entremezclarse con la historia que supuraban. Era el relato atormentado del origen de su estirpe, de la llegada al mundo de su bisabuela, Elena de la Iglesia, una niña abandonada nada más nacer en la puerta de la casa de un sacerdote, en los tiempos previos a la Guerra Civil. De ahí el apellido que se le impuso, De la Iglesia.

Era, también, la historia de la verdad, la terrible verdad que trajo con ella y que casi nadie conocía: que había seres humanos en el mundo, cierto, pero menos de los que pudiera parecer, porque la mayoría murieron durante esa Guerra Civil espantosa que desgarró España de lado a lado.

Fue por culpa de las bombas, de su resplandor frío y tembloroso cargado de miedo y muerte, el único que conseguía replicar la luminosidad del infierno, con lo que se hacía posible el libre tránsito entre mundos. Bajo su luz, las carcasas vacías de los muertos fueron ocupadas por miles y miles de demonios, demonios de todo tipo y con una sola meta: atormentar a los humanos que quedaban, conducirlos a la desesperación, la agonía y la muerte.

Eso decía Isabel en su diario. Silvia lo reconoció. Era parte de las enseñanzas que inculcó en ella de niña, de aquellas frases susurradas poco antes de dormir. Pero el maldito Gran Demonio, el doctor Martínez, siempre tenía una explicación que parecía lógica, y la escribía en líneas firmes y rectas.

Líneas cuerdas….

«Del estudio del diario puede deducirse que el esquema de delirios atribuido a Silvia de la Iglesia en sus períodos de consciencia fue tejido por su madre, Isabel de la Iglesia, en base a datos relacionados con su familia. El análisis de la escritura y del contenido permite diagnosticar en Isabel, con casi total seguridad, un caso de esquizofrenia paranoide.

La fantasía forjada encaja a la perfección con las circunstancias de la matriarca del linaje, Elena de la Iglesia. Es fácil imaginar la enorme influencia que tuvo la religión católica en su desarrollo intelectual y emocional. El doloroso enigma de su origen (al haber sido de hecho abandonada en una puerta, sin más datos), la profunda carencia afectiva que debió de sentir y el mundo marcado por lo místico en que le tocó crecer, son las bases que pueden en verdad conducir al delirio planteado y a todas luces heredado.»

Elena de la Iglesia desaparecía de la historia de forma tan misteriosa como llegó a ella. Sobre su hija, María de la Iglesia, Martínez solo comentaba un escueto «parece haber sido una mujer inestable con gran tendencia a las crisis de llanto. De los pocos datos revelados en el diario no puede deducirse nada más

Isabel de la Iglesia, la hija de María, sufrió de fuertes ataques desde muy niña, en los que caía al suelo entre violentos temblores. Martínez aventuraba que podía tratarse de epilepsia, recordando que se tendía a creer que los trastornos psiquiátricos eran más frecuentes en los pacientes que sufrían afecciones neurológicas, aunque todavía no había estudios suficientes como para afirmar nada con certeza.

«Dotada con una fértil imaginación, Isabel inició el entramado de delirios siendo muy joven. La clave estaba en el vínculo con su abuela, a la que estoy seguro de que ni llegó a conocer, como parece deducirse del diario. Algo que, de hecho, le permitió una mayor libertad en la creación de fantasías. Según asegura, Elena la visitó en sueños y se lo explicó todo, y también le transmitió la sabiduría que le permitiría discernir entre demonios y humanos, algo que luego compartió con su hija Silvia.

Isabel necesitaba encajar en un mundo en el que no parecía tener espacio, de modo que se forjó uno por la fuerza a través de Elena, y en situación de privilegio: el misterioso origen de su antepasada reforzaba la idea de que se trataba de una Salvadora, con lo que Isabel satisfacía su necesidad de tener una misión especial en la vida, tan propia de las esquizofrenias paranoides.

La difícil situación con su padrastro solo fortaleció ese delirio. Según describe, tenía doce años cuando empezaron los abusos de carácter sexual y catorce cuando lo apuñaló con un cuchillo de cocina. No sintió remordimientos, no hubo culpa, porque en su mente ya no se trataba de un ser humano. Lo había convertido en un demonio, describiéndolo en pasajes estremecedores, como este: “Iba por los caminos marcando huellas que no se veían, pero que apestaban a azufre; entraba en hogares y negocios manchándolos con su sombra; mentía y sonreía con falsedad mientras robaba un poco más de vida a todos aquellos que tenían la desgracia de toparse con él, iniciando el ciclo que terminaría condenándolos…”.

Después de eso, Isabel huyó del pueblo y dio tumbos durante años; sufrió más abusos por los caminos, para ella siempre plagados de demonios; pasó hambre; estuvo enferma. Tuvo que dedicarse a la prostitución para poder sobrevivir, aunque en sus fantasías no tardó en transformarlo en un proceso de limpieza del mundo, porque no hubiese podido seguir viviendo con la verdad.

Así, plantea el acto sexual como una especie de ritual de purificación, en el que el demonio es expulsado, quedando solo el ser humano que había estado prisionero, atrapado en su carcasa: “Amor y Entrega. Eso acaba con ellos. El Amor no puedo sentirlo, pero sé simularlo bien y además eso hace la Entrega más generosa todavía.”»

¿Prostitución? Silvia volvió a leer y titubeó, con los ojos fijos en esa palabra. Qué absurdo. Su madre exorcizaba demonios, no era una prostituta… Martínez tenía un alma sucia, era incapaz de ver la realidad. No, no. No era eso. Olvidaba que se trataba de un demonio. Al escribir esas líneas quería mentir, como deseaba hacerlo siempre. Quería hacer daño. Esa era la razón de su existencia.

De vez en cuando encontraba páginas arrancadas, otras con tachones. Silvia se detuvo un momento y contempló con angustia una mancha roja. Parecía sangre. Se había mezclado con la tinta de unas palabras borradas casi por completo. Se acercó más a la lamparita, esforzándose por entender lo que ponía:

«No es real. Pobre ilusa. Solo eres una pobre desgraciada.»

 

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Anuncios

Acerca de Díaz de Tuesta

Escribo. Me publican Ediciones B, Norma Editorial y Tempus Fugit, así que tan mal no lo haré. ;DDD

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

TIENDA DÍAZ DE TUESTA

Botón Tienda

AYUDA A LA AUTORA

Ayuda a los autores

Página de Díaz de Tuesta en Goodreads

Página de Díaz de Tuesta en Goodreads

Libros de Diaz de Tuesta en Goodreads

Trazos secretos El mal causado En aguas extrañas Signos para la noche De terrores y otras alegrías... Tartessos XV, Nave de Enlace Historias de Oniria
Follow solo DÍAZ DE TUESTA on WordPress.com

Licencia CC


Reconocimiento-No comercial-Sin obras derivadas 3.0 Unported Blog oficial de la escritora Díaz de Tuesta is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-No comercial-Sin obras derivadas 3.0 España License. Based on a work at Blog de la escritora Díaz de Tuesta . Permissions beyond the scope of this license may be available at https://diazdetuesta.wordpress.com/, el Blog oficial de la escritora Díaz de Tuesta . Todos los contenidos de esta web se proporcionan bajo los términos de esta Licencia Pública de Creative Commons. Se encuentran protegidos por la Ley Española de Propiedad Intelectual y/o cualquier otra norma que resulte de aplicación. Queda prohibido todo uso diferente a lo autorizado bajo esta Licencia, o lo dispuesto por las Leyes de Propiedad Intelectual.
A merced de las musas

Diario de campo de cuatro escritoras románticas

juanfernandezweb

Conceptos básicos de los seres humanos para la vida, el conocimiento y la voluntad como factores determinantes en la felicidad de los seres humanos.

Mis romances encontrados

Blog literario de reseñas de novela romántica, novedades, entrevistas y más

Yo leo Erótika

Reseñas de novela erótica y romántica

Mariam Orazal

Blog literario de novela romántica

Una chica trotamundos

CONSEJOS E HISTORIAS DE UNA CHICA VIAJERA

criss!! ❤

Leer ayuda al corazón <3

A %d blogueros les gusta esto: