El largo viaje de Bertha Benz


Esta es Bertha Benz, y ahí aparece conduciendo el Benz Patent-Motorwagen, c.1886. Supongo que, de Bertha, a la mayoría os suena el apellido (de casada, el suyo era Ringer), pero dejadme que os diga que fue una de esas mujeres que dieron impulso en la sombra.

Bertha Ringer en 1871

Tenía visión de negocio y hasta realizó sus propias inversiones antes de casarse, momento en el que, claro, dejó de ser persona para ser florero primoroso en casa ajena, sin posibilidades de intervenir en asuntos importantes. Su marido, Carl Benz, desarrolló ese coche que veis gracias al patrimonio aportado por Bertha, pero ella no pudo constar en la patente (como hubiese ocurrido, de ser hombre).

En 1886, Carl Benz había dejado de considerar la fabricación de este coche, el primer vehículo automotor de combustión interna de la historia, porque no lo veía rentable. Pero, Bertha no estaba dispuesta a permitir que todo ese dinero invertido quedara en nada. De modo que, un día, sin pedir permiso al marido ni a las autoridades, y en compañía de sus dos hijos de 13 y 15 años (una madre aventurera ;DD) partió de viaje, de Mannheim hasta Pforzheim, convirtiéndose en la primera persona en conducir un automóvil en una distancia considerable (106km).

Benz Patent-Motorwagen Número 3 de 1886, utilizado por Bertha Benz para el primer viaje motorizado de larga distancia de 106 km.

Las anécdotas de ese trayecto son de lo más curiosas (por ejemplo, se cuenta que usó una pinza para el pelo para reparar el sistema de ignición y también una de sus ligas para recubrir un cable eléctrico pelado).

Durante el camino, dada la poca autonomía del coche, necesitaba adquirir ligroína, un disolvente de petróleo. Esa mezcla liquida sólo estaba disponible en boticas, por lo que se detuvo en una farmacia de la ciudad de Wiesloch para comprarlo. Ese lugar, que hoy en día tiene un monumento en memoria de ese suceso, es considerada “la primera estación de servicio del mundo”.

Bertha y sus hijos salieron al amanecer y llegaron a su destino con el ocaso, y mandó un telegrama a su marido para decirle que habían llegado bien. Besos, querido ;DDD

La notoriedad que adquirió lo ocurrido impulsó el desarrollo del invento.

Si os interesa el tema, navegad, que es muy curioso.

Fuente principal: https://es.wikipedia.org/wiki/Bertha_Benz
Anuncios